12 de mayo de 2019

Mauro Amato: Un Formador de Personas en el Compañerismo y la Solidaridad

MAURO AMATO
Ex Futbolista
y actual entrenador de inferiores
en el Club Estudiantes de La Plata

“Tres meses más tarde, el 19 de septiembre de 1999, llega el clásico de esa ciudad y como en todo clásico la dinámica cotidiana se detiene. Las miradas de la provincia apuntan a esa cancha. San Martín, el local, y Atlético, se baten a duelo. Mauro sale del túnel y siente cómo una llovizna sutil e inesperada le empieza a caer encima. La cancha explota. El estadio situado en la calle Bolívar al 1900 sólo está preparado, por normas de seguridad, para albergar a 23 mil espectadores pero la radio anuncia que ingresaron  27 mil. La voz del estadio ruega, por los altoparlantes, que los que están subidos a las torres de luz “desciendan”. Son las seis y media de la tarde y el partido arranca. La alegría y el dolor sobrevuelan el lugar esperando probarse ambas camisetas. Los equipos se dan palo y palo. San Martín se pone 2 a 0 arriba y automáticamente Atlético achica diferencias de la mano de Mauro y de un gol confuso entre mil piernas en el área chica. Mauro entiende que no hay tiempo para festejos sino se empata primero. Están 2 a 1. En el minuto setenta, el número 5 de Atlético decreta el empate en dos y el Jardín de la República respira entrecortado. El día se retira mientras las luces del estadio se encienden y los monos trepados a las torres ni se inmutan.
La atención trepa a su punto más alto cuando restan siete minutos para el final. El ilusionista, entonces, pide la esfera cerca del borde del área, en el centro de la medialuna. Siente que su percepción se expande y ya no ve. O ve todo. Los sentidos se alinean detrás del tacto. Se queda quieto. Siente, milímetro por milímetro, su empeine y el balón. Actúa ir hacia un lado pero sale hacia el opuesto y mete un derechazo que se clava contra un palo. Al entrar, la pelota reproduce el sonido del mazazo que acaba de remachar un tornillo de por vida. La red se infla y estalla medio estadio. 3 a 2. Mauro sale corriendo hacia el córner, se levanta la de Atlético y la descansa en su nuca y, como si corriese un telón, muestra la de abajo: Una remera negra con 4 pañuelos blancos y la inscripción “Aguanten las Madres”. Llegando al alambrado detiene su marcha, abre los brazos y mira hacia el cielo, un mar gris oscuro a punto de desprenderse y caer sobre todos. La noche lo atraviesa con el rugido de su gente y, ahora, la lluvia es torrencial.”


(Para cambiar de bloque, presione >>)

No hay comentarios:

2006 - 18 de Septiembre - 2018 / 12 AÑOS BUSCANDO A JORGE JULIO LÓPEZ

Tramas 2012 - tramasradio@gmail.com - www.tramasradio.blogspot.com