4 de noviembre de 2018

Patricia Salatino: El Arte del Filete, Una de las Manifestaciones del Arte Público

PATRICIA SALATINO
Antropóloga
Participa en el grupo de muralismo
"Fileteadores del Conurbano

“El filete porteño es una técnica pictórica que en su momento de surgimiento era practicada como oficio. Se desarrolló en la ciudad de Buenos Aires desde comienzos del siglo XX, logrando alcanzar una notable visibilidad en el espacio público hasta mediados de la década de 1970, cuando comienza a disminuir su demanda. Inicialmente se usó para decorar carros tirados a caballo y luego se trasladó a camiones y colectivos, de manera que muchos fileteadores fueron empleados permanentes de las carrocerías. Otros también hacían trabajo de letras publicitarias en carteles y vidrieras. El oficio se transmitía trabajando, bajo la relación de maestro-aprendiz.

Quien solicitaba los servicios del fileteador era otro trabajador urbano, que buscaba imprimirle un sello personal a su vehículo o comercio por lo que pedía la inclusión de frases –generalmente escritas en lunfardo–, íconos religiosos como la Virgen de Luján o ídolos populares como Gardel y Evita, con los que se identificaba. De manera que el filete fue un verdadero medio de expresión colectiva asociado al mundo del trabajador, que sumado al hecho de ser un estilo pictórico desarrollado como oficio, se consolidó como un elemento distintivo de la cultura popular porteña, evolucionando al compás del crecimiento urbano.

En el año 1970 los artistas plásticos Nicolás Rubió y Esther Barugel se propusieron llevar el filete a una galería de arte, ofreciendo una mirada controvertida de este viejo oficio. En un libro publicado con ayuda del Fondo Nacional de las Artes, relatan los inconvenientes sorteados para dar con los fileteadores y convencerlos de participar de la exposición como del esfuerzo que debieron hacer para conseguir una galería que accediera a exponer tablas de carros fileteadas. Asimismo dan a conocer los resultados de la única investigación desarrollada hasta ese momento sobre los inicios y expansión del filete acompañada de cuantiosas fotografías a color, motivo por el cual actualmente los fileteadores y fileteadoras lo consideran la “Biblia del Filete”.

En dicho libro, transcriben lo que Carlos Carboni, uno de los grandes maestros fileteadores, dijo el día en que se inauguró la exposición: “Me asombra que la gente se asombre de lo que hasta ayer no le asombraba”, dando cuenta de lo “invisible” que era esta expresión artística para los cultores del arte consagrado por la crítica y el mercado.

Sin embargo, mientras ganaba espacio en el circuito del arte, lo perdía como oficio. Con la prohibición de la tracción a sangre en la década del 60 y del uso del filete en los colectivos en el año 1975, se perdió uno de los soportes de mayor visibilidad en el espacio público, produciendo la impresión en los ciudadanos porteños de que el oficio de fileteador había desaparecido, al tiempo que efectivamente el fileteador perdió una fuente importante de trabajo.

No obstante, muchos siguieron practicando el oficio sobre carteles, vidrieras y camiones, mientras que algunos lo empezaron a desarrollar como arte de caballete. Tal es el caso de Martiniano Arce, quien colaboró en obras realizadas por Antonio Berni.”

(Fragmento del libro “Pensar la Cultura Pública. Apuntes para una Cartografía Regional”, escrito por Mercedes González Bracco, Patricia Salatino Liliana Mazettelle y Nélida Barber. Ciudad Autónoma de Buenos Aire: Ministerio de Cultura de la Nación, 2015)


(Para cambiar de bloque, presione >>)

No hay comentarios:

2006 - 18 de Septiembre - 2018 / 12 AÑOS BUSCANDO A JORGE JULIO LÓPEZ

Tramas 2012 - tramasradio@gmail.com - www.tramasradio.blogspot.com