12 de agosto de 2018

Virginia Feinmann: Ásperas Escenas de la Vida Cotidiana

VIRGINIA FEINMANN
Escritora
Autora del libro
"Personas que quizás conozcas"

“Mi procedimiento de escritura está en la vida, y en general en la propia. En determinado momento encuentro algo en la realidad, una acción, un objeto, una frase que dijo el verdulero, y siento que puedo articular una historia a su alrededor, de modo que ya no sea una simple acción, un simple objeto o una simple frase. El contexto, el artificio que le pongo, la curva dramática donde intento insertarlo, le van a dar otro sentido y, con suerte, nos van a entregar algún tipo de comprensión profunda. Un pulóver color gris plomo se carga de significado y pasa a ser mi ex marido, un escarpín aún tibio que acaba de caérsele a un bebé muestra una maternidad frustrada, y así. Esto suena muy pretencioso. No digo que siempre lo consiga, sino que es lo que me guía.
Respecto de los temas de investigación, sí, me interesan en particular los años 70 y la dictadura militar. Muchas de mis ficciones se enmarcan en ese contexto, en especial la infancia y la escolarización en un entorno represivo.
Creo que nunca escribí nada inspirado por una obra de teatro, película o música. Miro personas y cosas por la calle, miro para atrás, miro para adentro.
No me había preguntado nunca por la relación entre el cuerpo y la escritura, pero ahora que estoy frente a la pregunta entiendo que existe.
Mi primera sensación, cuando algo se me presenta como una idea para escribir, es de una cosquilla en el pecho, y ganas de sentarme a desarrollar esa idea. Sentarme es sentarme literalmente. No escribo en mi cabeza. Solo tengo la idea, en un segundo definitivo y suficiente. Lo que debo hacer ahí es poner el cuerpo a disposición de la creación: sentarme y apoyar las dos manos sobre el teclado y tipear.
Si no lo hago, esa idea dura, digamos, unas diez horas. Si no la desarrollé para entonces, toda la historia se pierde, me olvido por completo. Puedo anotar en una servilleta: “chica que cantaba en el subte, mujer que la mira” y al día siguiente no entiendo por qué eso podría ser un cuento, no recuerdo el clima, las emociones que me suscitó, nada. Vale decir que el cuerpo tiene que servir a la idea rápidamente.
Otra relación entre cuerpo y arte es que cuando en una época de mi vida se me ocurrían muchas cosas para escribir pero no lo hacía porque me daba miedo, sentía que las ideas muertas se quedaban en el cuerpo y que me iba a enfermar de cáncer.
Respecto de lo que ocurre al no desarrollar una idea creativa puedo recomendar el cuento “Narración interrumpida”, de Dino Buzzatti. El autor comienza una historia sobre una aldea y una muchacha joven que canta en un balcón. Deja de escribirla. Y cuando la retoma... bueno... es interesante lo que ocurrió con la aldea, el balcón y la muchacha debido a su ausencia (al alma creativa que él les quitó). Es un cuento maravilloso, y su tesis, para mí, absolutamente cierta.”


(Para cambiar de bloque, presione >>)


No hay comentarios:

2006 - 18 de Septiembre - 2017 / 11 AÑOS BUSCANDO A JORGE JULIO LÓPEZ

Tramas 2012 - tramasradio@gmail.com - www.tramasradio.blogspot.com