31 de diciembre de 2017

Alfredo Pucciarelli: El Complejo Derrotero del Kirchnerismo


ALFREDO PUCCIARELLI
Doctor en Filosofía
con especialización en Ciencias Sociales
Autor del libro
"Los años del kirchnerismo"

“Con profundas diferencias, la mayoría de los análisis sobre el período comparte la vocación de caracterizar in toto esta experiencia, prestando poca atención al modo en que enfrentó desafíos y reformulaciones.  Focalizarse en los juicios expertos formulados al calor de la coyuntura permite, en cambio, identificar momentos diversos y contrastantes dentro de la larga década kirchnerista.  El primero, tras el proceso de incertidumbre, apertura y politización del debate económico, se caracterizó por una pluralidad de voces comprometidas en el análisis de la realidad nacional así como por cierto apoyo de los principales economistas mediáticos al gobierno de  Néstor  Kirchner.  Al tiempo que un nuevo consenso se afirmaba en el espacio público y político, las controversias especializadas comenzaron a reavivarse a mediados de la década, con una diversidad de temas, pero con una creciente atención en la degradación de ciertas variables juzgadas fundamentales.  En ese segundo momento, economistas de distintas corrientes siguieron manifestando su apoyo a las autoridades, criticando no obstante algunas medidas y alertando sobre la necesidad de atacar ciertos problemas.  Un tercer momento se abre en el último tramo del gobierno de  Cristina   Fernández de  Kirchner, con una creciente polarización político-ideológica, que acompañará apreciaciones muy críticas en materia económica.”

(Cita tomada del libro “Los años del Kirchnerismo” de Alfredo Pucciarelli y Ana Castellani, y publicado en 2017 por Siglo XXI Editores)

Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)

24 de diciembre de 2017

Analía Kalinec: Camino Hacia la Verdad, Con Memoria y Por la Justicia

ANALÍA KALINEC
Miembro del Colectivo
Historias Desobedientes: Hijos e Hijas
de Genocidas por la Memoria, la Verdad y la Justicia

“Somos historias impensadas, inéditas, inesperadas. Sabemos de la desobediencia a los mandatos familiares que nos incomodan y nos hacen mal. Nuestras historias saben de dolor, de soledad, de rupturas, de insensatez y de locura. Sabemos del horror del terrorismo de estado: de secuestros, de vejaciones, de apremios ilegales, de violaciones, de apropiaciones, de desapariciones, de impunidad.

Sabemos que algo tenemos que ver con ese horror: nuestros padres, o nuestra madre, o tal vez nuestros abuelos o nuestro propio hermano o nuestro tío o padrino tan querido fueron parte de los delitos más aberrantes que haya conocido la humanidad.

Algo tenemos que ver con ese espanto. Es algo siniestro, ominoso, por su cercanía, por su cotidianeidad. Lo familiar, lo conocido - en muchos casos lo amado- regresa a nosotras y a nosotros con una sensación de extrañeza y contenido terrorífico que nos produce angustia.

Somos historias improbables, inimaginables. Somos parte de un pueblo que lucha por su destino. Somos los hijos y los hijos de los hijos que venimos a poner palabra donde se quiere imponer silencio, Memoria donde quieren instalar olvido. Nos sumamos desde siempre y para siempre al reclamo de Justicia que de la mano de nuestras Madres y Abuelas, Familiares y Sobrevivientes se pudo abrir camino luego de décadas de impunidad.

Somos historias que se encuentran y se suman a otras historias desencontradas hasta ahora.

Somos canción y poesía, somos pregunta y mirada atenta, somos buscadores incansables.

Somos el llanto solitario de la angustia convertido en sonrisa, abrazo y encuentro.

Somos un relato que se construye, se deconstruye y se reconstruye.

Somos un largo camino andado y uno más largo aún por recorrer.

Somos conciencia cívica y deber moral.

Somos desobedientes y con faltas.

Son 30.000 motivos los que tenemos y están presentes. Ahora y siempre.”

(Texto publicado a modo de presentación por el colectivo Historias Desobedientes en su página web www.historiasdesobedientes.com)

Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)


17 de diciembre de 2017

Bruno Napoli: Osvaldo Bayer o las Maneras de Incomodar a los Dueños de la Tierra (Parte II)

BRUNO NÁPOLI
Investigador en Historia y 
Delitos Económicos

“¿Los textos que van a aparecer en el libro a qué etapa de Osvaldo se refieren?
Es un Osvaldo que está armando su oficio de periodista. Tengamos en cuenta que él da su primera conferencia hace exactamente hace 70 años, en agosto del ’47 y encontramos sus primeros textos en el ’49, en revistas de mucho renombre como Continente, Sagitario la histórica revista de literatura, revistas de poesías, de filosofía, de política. Ahí él empieza a escribir muchos artículos y hace un recorrido bastante intenso entre el ’49 y el ’58 en Argentina y en Alemania. Escribe muchísimo sobre economía, política, historia y filosofía. En el ’56 vuelve a Buenos Aires contratado por el diario Noticias Gráficas y este diario cierra en el ’58 y él se queda sin trabajo. Le ofrecen trabajar en Esquel, y acá comienza la historia de La Chispa. Empieza a escribir noticias locales y regionales. En ese momento se producen diferencias políticas insalvables con el dueño del diario, que no le gusta el tono en que él escribe lo que sucede en Esquel, lo que pasa con los dueños de las tierras y latifundistas. Entonces en ese mismo año ’58, en noviembre, lo echan del diario, lo acusan de doble tentativa de homicidio contra el dueño del diario y lo meten en cana unos días. Obviamente que se demuestra que la acusación es falsa y sale en libertad a los pocos días, pero en lugar de volverse a Buenos Aires, se queda en Esquel y funda La Chispa, periódico con muy pocas hojas que salía cada 15 días y se dedica a denunciar a los dueños de las tierras, a los latifundistas, a los empresarios que hacían acopios de mercancía, al robo de las tierras de los pueblos originarios, que hoy tiene Benetton. Eso está denunciado en La Chispa hace casi 60 años con número de causa judicial, con los nombres de quiénes robaron las tierras, donde está incluido un diputado radical y comerciantes locales.

En ese momento yo me detuve y extraje esa parte, es decir rescatar el periódico que duró muy poquitos meses, obviamente, porque Osvaldo lo publicó a pulmón. Esa experiencia y el Diario de la CGT de los Argentinos de Rodolfo Walsh, son las únicas que conozco de periodismo militante en serio, sin un mango ni apoyo oficial, ni de empresas, sin nada, haciéndolo a pulmón para denunciar a los latifundistas y a los dueños de las tierras en la Patagonia.”


Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)

10 de diciembre de 2017

Bruno Napoli: Osvaldo Bayer o las Maneras de Incomodar a los Dueños de la Tierra (Parte I)

BRUNO NAPOLI
Investigador en Historia
y Delitos Económicos

“Osvaldo llegó a Esquel con esposa y dos hijos. Después nacimos dos más. Cuando sacó La Chispa, Osvaldo tenía 31 años. Se arriesgó en esa lucha sin pensar cómo iba a aguantar a la familia. Era más importante la lucha. Y tuvo junto a él a la gran compañera de toda su vida, Marlies Joos, nuestra vieja, que lo ayudó a sacar La Chispa. Me imagino los debates a la noche hablando entre los dos. Ella era la única persona autorizada a corregir y leer sus textos”, recordó Esteban durante la presentación. “Fue una etapa que lo marcó a nivel profesional porque creo que ahí encontró su estilo periodístico -continuó-. Encuentra en Esquel el lenguaje directo de un periodismo comprometido que sabe que tiene que llegar a la población, que la gente tiene que saber entender lo que está escribiendo. Creo que también es una parte del éxito de sus libros. No sólo la investigación como tal sino el lenguaje directo entendible para todo el mundo”.
El diario La Chispa tenía una declaración de principios explícita impresa en su título: “Contra el Latifundio – Contra el Hambre – Contra la Injusticia”. Bajo esa línea editorial, Bayer, en colaboración con Juan Carlos Chayep, escribió sobre los hechos que se ocultaban para beneficiar a los empresarios y a los políticos. Denunció negociados, arengó a los trabajadores para que se animaran a hacer valer sus derechos y buscó dejar en evidencia a los notables.”


Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)

3 de diciembre de 2017

Beatriz Busaniche: El Voto Electrónico o los Riesgos de una Ilusión

BEATRIZ BUSANICHE
Licenciada en Comunicación Social
Presidenta de la Fundación
Vía Libre

“En los últimos años, cada vez que tenemos un domingo de elecciones, sobrevuela el debate sobre el voto electrónico y no son pocos los que piden a viva voz su urgente implementación. Cada vez que una mesa se demora, o que tarda un rato el conteo, aparece la propuesta de usar voto electrónico como solución a todos los problemas del acto electoral. Todos estos discursos se montan sobre estrategias de marketing que profundizan muy poco en las implicancias de semejante cambio en el sistema electoral. Holanda dejó de usarlo en 2008, Alemania lo declaró inconstitucional en 2009 y en Brasil, el secreto de las urnas fue vulnerado por expertos en seguridad informática. La integridad y el secreto del voto entran en riesgo con estos sistemas que, además, alejan a la ciudadanía de la capacidad de auditar el acto fundamental del sistema democrático.

Desde hace varios años, en Fundación Vía Libre decidimos trabajar activamente en una campaña que advierta a la ciudadanía sobre los riesgos de esta ilusión. Existen numerosas razones para oponerse a la implementación del voto electrónico, entre ellas podemos destacar:

Dificulta la participación ciudadana: En cada acto electoral, los ciudadanos estamos comprometidos a ejercer nuestro derecho a emitir el sufragio, pero también tenemos el derecho a controlar y auditar el acto electoral. Este derecho de auditoría es el primero que perderemos a la hora de incluir urnas electrónicas en la emisión del voto, ya que sólo expertos en electrónica e informática estarían capacitados para hacer este tipo de control, que implica un nivel de complejidad muy alto.

Esta es una de las razones que dieron fundamento al Fallo del Supremo Tribunal Constitucional de Alemania que en 2009 , en una resolución ejemplar, declaró inconstitucional y prohibió el uso de urnas electrónicas en ese país. El Constitucional Alemán indicó que las elecciones son un acto público y que por tanto, deben ser comprendidas por cualquier ciudadano independientemente de su formación. Implementar voto electrónico sería dejar que la democracia salga de manos de los ciudadanos y quede bajo el control de una élite.

Pone en riesgo el secreto del sufragio: Los sistemas electrónicos incorporan al acto electoral algunas características que lo hacen más vulnerable a la violación del secreto. De hecho, en Brasil, país que muchas veces es tomado como ejemplo de uso de estos sistemas, el secreto del voto fue vulnerado de forma rápida, sencilla y económica por un equipo de investigadores que logró identificar el sufragio de un votante mientras se usaba una urna electrónica.

La posibilidad de vulnerar el secreto del voto es, además, la razón fundamental por la cual Holanda dejó de usar urnas electrónicas y volvió a votar en papel a partir del 2008. Lo cierto es que cada vez que se promueve el voto electrónico, se argumenta que ayudará a terminar con técnicas clientelares como el voto en cadena. Si bien es cierto que el sistema puede impedir algunas de estas artimañas, la base del clientelismo político es la posibilidad de identificar voto y votante, problema que el voto electrónico no soluciona sino que además, empeora.

Pone en riesgo la integridad del voto: Otro de los aspectos centrales del uso de sistemas informáticos para emitir votos es a desmaterialización del sufragio, tal como ocurre en Brasil, donde la emisión electrónica impide el recuento de votos y obliga a confiar de manera ciega en las tecnologías implementadas y en los encargados de la implementación.

Privatiza el acto fundante de la democracia: Las implementaciones de voto electrónico disponibles en el mercado son, esencialmente, soluciones propuestas por el sector privado. Es decir, la implementación del acto electoral será tercerizada en manos de alguna empresa, lo que constituye un traslado del acto público esencial de la democracia a manos de una empresa. Son varios los problemas emergentes de un proceso de esta naturaleza. El primero es que la ciudadanía no tiene ninguna capacidad de control ni tiene por qué depositar su confianza en nadie: ni en los partidos, ni en el tribunal electoral, ni en las empresas. En los EEUU, donde desde hace muchos años se viene cuestionando el proceso de votación electrónica, se sabe que al menos dos de las tres más grandes empresas proveedoras de urnas tienen vínculos directos con el Partido Republicano, incluyendo en algunos casos la participación accionaria por parte de políticos de alto nivel.

En otros casos, tal como el que ocurrió en Salta, la empresa proveedora de las urnas cuenta con una patente sobre el sistema electoral utilizado , por lo que el sistema no sólo es privado, sino que además la patente vigente hasta el 2024 le otorga a la misma el monopolio sobre su implementación. Este aspecto no es menor, sobre todo cuando en los EEUU, donde el voto electrónico se usa de manera amplia, muchas empresas proveedoras de urnas argumentaron violación de propiedad intelectual cuando investigadores independientes pretendieron auditar los sistemas usados en elecciones vinculantes.

Son muchas las razones para oponerse a la implementación de voto electrónico. La fe ciega en los avances de la modernidad nos hace olvidar que las computadoras son equipamientos programados por humanos, diseñados para procesar información, para copiarla y manipularla con extrema facilidad. No existe sistema de voto electrónico capaz de asegurar la integridad, secreto y transparencia del acto electoral, no existe en teoría y tampoco en la práctica.

Cuando hablamos de votaciones, el apuro, la rapidez y la supuesta modernidad no pueden ocultar los factores más importantes del proceso: la participación ciudadana, la integridad y el secreto del sufragio como elementos esenciales de todo acto electoral."


Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)

26 de noviembre de 2017

Gabriel Vommaro: Cambiemos o la Cocina de una Construcción Política

GABRIEL VOMMARO
Doctor en Sociología
Autor de los libros "Mundo Pro"
y "La larga Marcha de Cambiemos"

“En 1973, el partido de derecha Nueva Fuerza, que lideraba Álvaro Alsogaray, había protagonizado la primera experiencia profesional con técnicas sistematizadas de marketing político y encuestas de opinión. Uno de sus jingles repetía: «Los argentinos queremos goles, porque los goles son la verdad. Los argentinos queremos goles, la Nueva Fuerza los hará. ¡Sh, Sh, goles! ¡Sh, Sh, goles!». En las imágenes, redundante, un jugador de fútbol hacía un gol y todos festejaban. «No estuvo bien pensada», opinó sobre esta campaña el publicista Alberto Borrini, experimentado realizador y observador de campañas electorales y promotor de la introducción de las técnicas de publicidad comercial en el mundo político. «Sacó muy pocos votos con un presupuesto exorbitante, y la televisión fue la gran perdedora. Ese año ganó [Héctor] Cámpora con graffiti y poco trabajo publicitario. Tenían un jingle, pero hecho por aficionados».

Aquel peronismo había basado su campaña en el trabajo cara a cara y en los actos masivos. Los soportes audiovisuales (como los cortos realizados por cineastas militantes) respondían más a la lógica del debate en copresencia, que a la de la mediatización.

(…)

Luego de la crisis de la política mediática, con las movilizaciones masivas de 2001 y 2002, el PRO contribuyó al retorno del juego de la comunicación política al centro de la escena. En este sentido, heredó la modernización de las campañas electorales de los años ochenta. Quizá la novedad que el macrismo aportó al uso de estas técnicas haya sido su aplicación, como ninguna otra fuerza se había atrevido antes, a la gestión cotidiana desde el Estado: ninguna obra de gobierno, desde 2007, quedaría por fuera de la lógica publicitaria.

La estrategia de marketing político de PRO debe mucho al consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba; también se valió de los servicios del publicista Ernesto Savaglio, responsable de buena parte de la imagen pública de la agrupación y del gobierno porteño.

Consultor internacional más publicista local proveniente del mundo del marketing comercial: una fórmula ya probada.

Sin embargo, Macri se tomó algún tiempo para aceptarla.”


Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)

19 de noviembre de 2017

Alejandro Dujovne: El Ecosistema del Libro Argentino

ALEJANDRO DUJOVNE
Doctor en Ciencias Sociales
Investigador del CONICET

“Buenos Aires es la ciudad con el mayor número de librerías por habitantes del planeta, según un informe de 2015 del World Cities Culture Forum. No me gustaría empezar hiriendo susceptibilidades, pero creo que si adoptamos una definición más exigente acerca de qué entendemos por librería, la capital argentina queda fuera del Guinness, aunque podamos acordar que las hay muchas, variadas y muy buenas. Lo que equivale a decir que se lee mucho, tanto como para sostener una amplia red de negocios dedicados al comercio de libros (que, es seguro, sería mayor y se extendería a gran parte del país, si hubiera una política adecuada, o simplemente una política). Pero así como me permito dudar acerca de la primacía de Buenos Aires en ese ranking, de lo que estoy convencido es que es una de las ciudades con mayor número de ferias de libros. Junto a la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (FIL), la más importante del calendario porteño, es posible visitar la de Editores, la del Libro Independiente (FLIA), la del Libro Infantil, del Libro Antiguo, del Libro Social y Político, del Libro de Temática Peronista, del Libro Jurídico, la Noche de las Librerías, etc. De distinto tipo, tamaño y duración, y con públicos que a veces se solapan, dan forma a un sistema anual que descubre y organiza, buena parte del funcionamiento del mercado editorial del país.”


Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)





12 de noviembre de 2017

Sylvia Saítta: Roberto Arlt, un Escritor que se Actualiza con Cada Lectura (Parte II)

SYLVIA SAÍTTA
Investigadora
Autora de "El escritor en el bosque de ladrillos. 
Una biografía de Roberto Arlt"

“La imagen de Arlt que predomina en las biografías que interpretan su vida a partir de sus personajes ficcionales, es la imagen que el mismo Roberto Arlt supo tan eficazmente construir en sus presentaciones autobiográficas: la del escritor torturado, tan oscuro como Remo Erdosain o Silvio Astier; la de un escritor que conjuga en sí mismo marginalidad y falta de reconocimiento; la del escritor siempre incomprendido, nunca felizmente apreciado, cuyos valores literarios estarían más allá de una escritura desprolija, con faltas de ortografía y llena de imperfecciones. Sin embargo, no es Arlt, sino Silvio Astier, quien traiciona a un lumpen que pretendía robar la caja fuerte de un ingeniero de clase media; tampoco es Arlt, sino Remo Erdosain, quien roba el dinero de sus cobros y mata para ser a través del crimen. Arlt es, en cambio, el adolescente que, obediente al mandato materno, sale a trabajar aun sintiéndose un humillado; el joven que, resignado, se incorpora en las filas del periodismo moderno, en la revista Don Goyo y el diario Crítica primero, en el diario El Mundo después, donde escribirá una nota diaria. Temiendo ser uno más y perderse así en una suerte de anonimato, Arlt narra su propia vida con los rasgos heroicos de un personaje de ficción.

El seguimiento de su trayectoria como escritor y como periodista, cuestiona la difundida imagen romántica que identifica a Arlt con los atormentados personajes de su ficción y desmitifica la construcción de una imagen de escritor advenedizo en la literatura, poco reconocido y relegado por sus pares o por la crítica. Su itinerario profesional exhibe, matizando lo que él mismo señala, que la construcción de su figura pública como la de un escritor siempre postergado es más imaginaria que real, puesto que su fuerte visibilidad en diarios y revistas de la época, y el temprano reconocimiento de sus pares, desmienten esa versión. No es Arlt un marginal, entonces, pero escribe una literatura pensada desde la marginalidad. Arlt se piensa desde el margen –como él mismo titula sus últimas crónicas periodísticas, “Al margen del cable”–, para poder construir, desde ese margen, un nuevo espacio de enunciación, una nueva forma de representación y un sistema de personajes que también es nuevo.

A su vez, la trayectoria pública de Arlt condensa las figuras del escritor, del militante, del periodista comprometido con su ciudad y su tiempo, del analista político, del dramaturgo, del crítico teatral o cinematográfico, del viajero, del inventor frustrado, permitiendo el abordaje historiográfico y crítico de diferentes mundos: el mundo barrial de comienzos de siglo, el del periodismo moderno en sus años de formación y consolidación, el de las prácticas políticas de los intelectuales de izquierda, el de un teatro que tenía aspiraciones sociales y didácticas, el de los pequeños inventores, y obviamente el mundo de un campo literario cuyos actores recién entonces se estaban profesionalizando. Su biografía, entonces, contribuye a reflexionar sobre la formación de un intelectual proveniente de los sectores populares de origen inmigratorio y sus modos de acceso a una literatura y una profesión, y a su vez permite especular, desde otro lugar, nuevas hipótesis sobre ese momento de cambio –cambio en la conformación del campo cultural, cambio en las costumbres, cambios políticos, sociales y culturales, cambios lingüísticos, cambios económicos– tan particular como son las tres primeras décadas del siglo xx.”

(Fragmento extraído de Saítta, Sylvia. “Roberto Arlt en sus biografías”. Iberoamericana, XIII, 52 (2013), 129-137)

Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)

5 de noviembre de 2017

Sylvia Saitta: Roberto Arlt, un Escritor que se Actualiza con Cada Lectura (Parte I)

SYLVIA SAÍTTA
Investigadora
Autora de "El escritor
en el bosque de ladrillos. 
Una biografía de Roberto Arlt"

“En su primera autobiografía,  Arlt cuenta que es “el primer escritor argentino que a los ocho años de edad ha vendido los cuentos que escribió”. Cierta o no, la anécdota revela una muy precisa y nada romántica vinculación entre literatura y dinero: esos cinco pesos ganados con un cuento funcionan como la fábula de origen de una literatura pensada para el mercado y legitimada por él. En este sentido, se diferencia notablemente de Jorge Luis Borges quien confiesa que, cuando en 1923 publicó su primer libro Fervor de Buenos Aires, no solo pagó trescientos pesos por la edición sino que no se le ocurrió llevar ni un solo ejemplar a las librerías ni a los diarios porque “no se hablaba de éxito ni de fracaso [...] Arturo Cancela, que publicaba libros que se vendían muchísimo, creía que si los otros escritores se enteraban de esto, pensarían que sus libros estaban escritos para el vulgo y que no tendrían ningún valor. Entonces, decía: ‘No, no, la gente exagera, realmente mis libros se venden muy poco’. Tenía miedo de que la gente lo viera como una especie de Martínez Zuviría o cosa así. No, él vendía sus libros y se callaba la boca”.

Lejos de callarse la boca, Arlt subraya el vínculo entre dinero y literatura, y propone al mercado como instancia de legitimación de su literatura: en textos sucesivos coloca las diferentes modulaciones del enlace entre capital simbólico y capital económico en la base de la construcción de la figura del escritor advenedizo y recién llegado al mundo de la cultura.

Si en su segunda autobiografía de 1927 Arlt afirma la precariedad de su formación: “Me he hecho solo. Mis valores intelectuales son relativos porque no tuve tiempo para formarme. Tuve siempre que trabajar y en consecuencia soy un improvisado o advenedizo de la literatura. Esta improvisación es la que hace tan interesante la figura de todos los ambiciosos que de una forma u otra tienen la necesidad instintiva de afirmar su yo”, en la tercera, confirma una (supuesta) inutilidad constitutiva que aun siendo una constante en todas las etapas de su vida, no le impidió su arribo a la literatura: “He cursado las escuelas primarias hasta el tercer grado. Luego me echaron por inútil. Fui alumno de la Escuela de Mecánicos de la Armada.

Me echaron por inútil. De los 15 a los 20 años practiqué todos los oficios. Me echaron por inútil de todas partes. A los 22 escribí El juguete rabioso, novela. Durante cuatro años fue rechazada por todas las editoriales. Luego encontré un editor inexperto. Actualmente tengo casi terminada la novela Los siete locos. Me sobran editores”

En su última autobiografía –que escribe en 1931 para Mundo Argentino como presentación de su cuento “Una noche terrible”, después de haber publicado Los siete locos, reeditado El juguete rabioso, y a punto de terminar Los lanzallamas– Arlt reafirma su precariedad sumando otra falta: ante el pedido de la revista para que exhiba sus “signos particulares”, escribe: “algunas faltas de ortografía”...

El autodidacta, reacio a la escolarización y expulsado de la escuela primaria, que narra su vida como si fuera la de un personaje de ficción, se oscurece en sus cartas y en los testimonios más personales de sus contemporáneos: “Pensá que yo puedo ser Erdosain,  pensá que ese dolor no se inventa ni tampoco es literatura”, le escribe Arlt a su hermana Lila en 1930; “Nadie supo nunca lo que Roberto ha sufrido; tres años estuvo su padre sin hablarle. Su primera juventud fue muy trágica, su vida y la mía fue una tragedia, por esto sus escritos tienen mucha angustia”, le escribe la madre de Arlt, Ekatherine Iobstraibitzer, a Pascual Naccarati, en septiembre de 1948.”

(Fragmento extraído de Saítta, Sylvia. “Roberto Arlt en sus biografías”. Iberoamericana, XIII, 52 (2013), 129-137)

Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)

29 de octubre de 2017

Edith Scher: Un Teatro de la Comunidad Para la Comunidad

EDITH SCHER
Directora del grupo de teatro comunitario
Matemurga

“Teatro de la comunidad para la comunidad, de vecinos para vecinos. De eso hablamos. De un teatro que se define por quienes lo integran. El teatro comunitario no es sinónimo de teatro callejero (porque puede ser también de sala), ni de teatro popular (categoría bastante amplia y de límites difusos, por cierto). No lo es, entre otras cosas, porque puede haber quienes, desde el ámbito profesional, elijan también la calle como escenario, o bien aborden la tradición popular, mientras que el teatro comunitario, en cambio, debe su denominación a la población que lo compone, que es, para decirlo claramente, una porción de comunidad, integrada por su amplia variedad de oficios, profesiones, edades, procedencias, extracciones sociales, etc., con toda la heterogeneidad que ello implica.

Eso es, básicamente. Un fenómeno que surge en 1983, con la aparición del Grupo de Teatro Catalinas Sur, que tiene su segundo exponente en el Circuito Cultural Barracas, en 1996, que genera, más adelante, sus dos primeros grupos en el interior, particularmente en la provincia de Misiones, Murga de la Estación, de Posadas (1999) y Murga del Monte, de Oberá (2000) y que a partir de 2001 engendra muchos más en la Capital, en provincia de Buenos Aires, y en otras ciudades de la Argentina.

Cualquiera que lo desee puede participar del teatro comunitario. No hay ninguna clase de selección ni límite de edad, habilidad o entrenamiento previo que se requiera. El teatro comunitario no tiene filiación partidaria alguna, así como tampoco religiosa, ni otra clase de pertenencia que restrinja el ingreso de nadie que no pertenezca a determinado núcleo, o que exija alguna clase de dependencia que impida desarrollar su autonomía. Parte de la idea de que todo ser humano tiene un potencial creativo, potencial que al ser desarrollado en un espacio que habilita tal crecimiento, genera transformaciones no sólo personales, sino también sociales, dado que el marco en el que tal ensanchamiento se desarrolla es colectivo y se produce sí y sólo sí, está en estrecha relación con el florecimiento de otros.

El teatro comunitario se desarrolla y crece en un territorio, que en general es un barrio, pero que puede ser otro espacio comunitario de pertenencia, como una fábrica, un hospital, una escuela, etc.

Matemurga es de Villa Crespo.”


Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)

22 de octubre de 2017

Mirta Gloria Fernández: Infancia, Literatura y Contextos de Encierro: Poéticas de la Experiencia

MIRTA GLORIA FERNÁNDEZ
Magíster en Análisis del Discurso
Especialista en educación por FLACSO

“Existen diferentes maneras de ser niño, adolescente o adulto. Pertenecer al grupo de los adolescentes −como a cualquier otro colectivo− depende de la filiación a una clase, un género, una etnia, una familia; lo que implica que la construcción de la subjetividad de cada persona presentará notables diferencias surgidas de los procesos de socialización. Por eso hay consenso en considerar que tanto la infancia como la adolescencia son construcciones socioculturales que trascienden los fundamentos biológicos, pedagógicos y psicológicos. Pero estas ideas que hoy sostenemos son el producto de un largo proceso en el cual los menores de edad han sido maltratados en todos los tiempos y geografías.

Los medios de comunicación, por ejemplo, generan todo tipo de prejuicios hacia la infancia. Una de las representaciones que tiene más presencia es la que vincula a la infancia pobre con la violencia y con la delincuencia. La otra es que los jóvenes son agresivos, no tienen ganas de aprender y por supuesto carecen de inquietudes lectoras. Los modos de manipular de la prensa se van extendiendo a través de la fuerza de la repetición, lo cual hace que el fenómeno se naturalice. También a partir de destacar algún rasgo conflictivo de un grupo, simplificarlo, generalizarlo y luego adjudicarle un juicio de valor.

Lo cierto es que a la niñez y a la adolescencia se las patologiza desde la ciencia, frivoliza desde la moda y prostituye desde los medios de comunicación, y se insiste en transformarlas en objeto y causa de conflictividad permanente.”

(Cita tomada de: “Los niños, la literatura y las poéticas de la experiencia: semióticas enfrentadas al poder”, nota escrita por Mirta Gloria Fernández publicada en AdVersuS, VIII, 19-20, diciembre 2010 - junio 2011:158-168)

Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)

15 de octubre de 2017

Sergio Visacovsky: Estudios de la Clase Media desde la Antropología Social

SERGIO VISACOVSKY
Doctor en Antropología.
Estudia los procesos económicos y culturales
de conformación de la clase media.

“Durante el curso de los primeros años del nuevo siglo, un número cada vez mayor de antropólogos sociales en la Argentina ha emprendido la tarea de estudiar mediante los enfoques y los métodos de la disciplina a la clase media urbana. Posiblemente, los representantes de la llamada sociología académica pueden considerar extraña esta pretensión de novedad, en especial porque la clase media constituye un objeto de indagación disciplinar desde hace mucho tiempo. En los últimos años, sobre todo en los 1990, buena parte de esas investigaciones fueron realizadas apelando a metodologías cualitativas y a autores que son fuente habitual de consulta teórica para los antropólogos, como Pierre Bourdieu. De hecho, algunos antropólogos han trabajado en equipos de investigación liderados por sociólogos, dando mayor apoyatura a una perspectiva de trabajo unificada. Por ende, es muy posible que vean esta insinuación de ruptura como innecesaria e incomprensible.

A pesar de ello, y aun destacando la relevancia de estas líneas de investigación, mi intención aquí consiste en plantear la diferencia entre estos estudios y aquellos que acomete un enfoque más propiamente antropológico. Planteada de una manera simple, la divergencia radicaría en que mientras los estudios sociológicos vigentes estudian las propiedades de diferentes sectores sociales a los que se predefine como de "clase media", los trabajos que llamo "antropológicos" se interrogan por las condiciones sociales y culturales que hacen que ciertos conjuntos sociales sean adscriptos y se constituyan como "clase media".”

(Texto extraído de: “Estudios de la “clase media” en la antropología social: Una agenda para la Argentina”, ponencia escrita por Sergio Visacovsky presentada en el IX Congreso Argentino de Antropología Social, realizado en Posadas, Misiones, entre el 5 y el 8 de agosto del 2008.)

Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)

8 de octubre de 2017

Silvina Merenson: Intersecciones entre Memoria, Ciudadanía y Democracia

SILVINA MERENSON
Profesora en Historia
Investigadora del CONICET

“Desde los trabajos de Alejandro Portes y sus colaboradores (Portes, 1999 y Portes et al. 2003), y los desarrollados por Nina Glick Schiller y su equipo (Glick Schiller et al., 1992; Glick Schiller, 1999; Glick Schiller et al., 2006) distintas investigaciones se dedicaron a pensar los modos en que la experiencia migratoria impacta sobre las filiaciones y prácticas políticas tanto en el país de origen como en el de destino, la relación que los migrantes sostienen con los Estados en términos de demandas de derechos, el cumplimiento de obligaciones y las políticas de vinculación. En esta dirección, los análisis sobre las ‘prácticas políticas transnacionales’ (Østergaard-Nielsen, 2003) permitieron indicar el carácter restrictivo y limitado de la definición clásica de ciudadanía, ya sea porque la entiende como una membresía única y excluyente en relación al Estado, ya sea porque naturaliza la asociación entre comunidad política y marco jurídico-espacial (Smith, 2003; Goldgring, 2007; Lafleur, 2012, entre otros).

Sobre la base de las observaciones mencionadas se sostienen varios de los trabajos dedicados a explorar las prácticas asociadas al ejercicio de la ‘ciudadanía transnacional’ (Brubaker, 1992 y Bauböck, 2005). Me refiero particularmente a aquellos que abordan las luchas por el voto en el exterior o el desarrollo de elecciones transnacionales en México (Calderón Chelius & Martínez, 2003; Lafleur & Claderón Chelius, 2010; Espinoza Valle, 2003), Colombia (González, 2010; Serrano Carrasco, 2003), República Dominicana y El Salvador (Itzigsohn, 2000, 2003; Itzigsohn & Villacrés, 2008), entre otros países del continente. En estos casos, si bien los enfoques e interrogantes varían, la extensión de los derechos cívicos se presenta como una respuesta posible que pretende paliar el ‘proceso de desciudadanización’ sufrido por los migrantes, entendido como ‘la pérdida de la pertenencia a la comunidad política’ de origen, a lo que se suma la xenofobia que comúnmente éstos encuentran en la sociedad receptora (Calderon Chelius, 2010; Portes et al., 2003). En virtud de ello se sostiene que la promoción de la ‘ciudadanía transnacional’ requiere de un proceso de ‘desnacionalización de la ciudadanía política’ (Bauböck, 2003). Según indica la literatura, dicho proceso podría empoderar a los inmigrantes otorgándoles un sentido de propósito y autoestima que contribuiría a hacer posible una adaptación exitosa a la sociedad receptora, sin que por ello se vea garantizada una ‘participación política real’ en el país de origen (Itzigsohn &Villacrés, 2008; Portes et al., 2003 y Landolt et al., 2003).”

(Cita tomada de: “El ‘exilio’ uruguayo en Argentina: Intersecciones entre memoria, ciudadanía y democracia”, escrito por Silvina Merenson. Revista Europea de Estudios Latinoamericanos y del Caribe, Nº 98 (2015) April)

Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)

1 de octubre de 2017

Guillermo Volkind: La Concepción Grupal del Aprendizaje (Parte II)

GUILLERMO VOLKIND
Psicólogo Social
Fue director del Secundario 
El Taller

“Para esta Psicología Social Pichoniana, sujeto y aprendizaje están íntimamente relacionados. El sujeto se configura en una relación con el mundo a través de vínculos que lo determinan. Esto implica que es un ser motorizado por la satisfacción de sus necesidades, lo que lo hace esencialmente un ser del conocimiento. Entendiendo la relación sujeto-orden socio-histórico como mutuamente modificante, es la resultante de una trayectoria de vínculos y  aprendizajes que se realizan en diferentes ámbitos (grupales, institucionales, comunitarios), entre los que se encuentra el educativo. Será éste, uno en el que se configuran las matrices de aprendizaje, modalidad de relación con los sujetos y los objetos de conocimiento. Esto nos lleva a preguntarnos por el alumno, reconocerlo, quién es, en qué contexto ha crecido, momento histórico, cómo ha ido configurando su subjetividad, cómo ha sido su formación, qué modelos tiene, cuáles son sus necesidades. Parece mucho pero la categoría alumno, así, a secas, no alcanza para describirlo y pensarlo aprendiendo. Observo en la universidad que aumentan los alumnos que escuchan, o hacen que, preguntan muy poco y su aprendizaje consiste en ir “descubriendo” cómo deben contestar para aprobar una materia.

Muchas veces son catalogados de pasivos, con escasos intereses, atención lábil y con déficit en su formación en la escuela secundaria. En definitiva, en general, no responden a la expectativa docente. Entiendo necesario detenerse y pensar, por ejemplo, que variaron sustancialmente los modos de acceder y leer información, que la inmediatez disminuye la tolerancia a la espera, que la duración del tiempo es diferente a la que indica el reloj, que las proyecciones son a corto plazo, que escasean los modelos identificatorios, Todo esto habla de una identidad fragilizada que requiere ser reconocida, y reconocido el sujeto como tal, para poder reconstruirse y aprender.

El docente puede generar el necesario vínculo habilitante para la tarea y funcionar, junto con el grupo, como sostén. Es imprescindible que revise sus experiencias y matrices de aprendizaje para no transferir mecánicamente modelos que él, conceptualmente puede no llegar a compartir pero práctica, en relación a la evaluación, tolerancia y respeto de los alumnos. Es más sencillo decir estar en desacuerdo con el autoritarismo intelectual que ser un docente que oriente y acompañe el proceso de aprendizaje.”

(Texto tomado de: “Concepción Grupal del Aprendizaje”, escrito por Guillermo Volkind:

Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)


24 de septiembre de 2017

Guillermo Volkind: La Concepción Grupal del Aprendizaje (Parte I)

GUILLERMO VOLKIND
Psicólogo Social
Fue director del Secundario
El Taller

“Los sujetos se van configurando a través de vínculos que establecen con otros, grupos e instituciones. Una de ellas es la educativa ya que cumple un papel relevante en la conformación de las matrices de aprendizaje de las personas. La edad y la total asimetría en relación al conocimiento, colocan a quienes la transitan, en una posición tal, que las experiencias que protagonizan dejan marcas perdurables.

Es en este sentido que me pregunto por qué predomina en el Sistema Educativo una forma de enseñanza individual cuando permanentemente se denomina clase, curso, grupo, comisión, para referirse a los alumnos.

El nivel universitario es el que patentiza esta contradicción. Tal es así, que dentro del mobiliario escolar, se identifica como universitaria, a la silla con una pequeña tabla para tomar apuntes. El alumno es uno, en relación con el docente. El profesor habla y cada alumno toma apuntes.

“Deberíamos evitar la tentación de dictar clases magistrales. La clase magistral tiene una cuota de autoengaño: el docente percibe que dio la clase bien y entiende que el tema, por añadidura, se aprendió bien. A una exposición prolija, le corresponde un aprendizaje pulcro y ordenado. Pero es muy común que los estudiantes digan: sabe mucho del tema pero no le entendemos nada”.

Así expresa el conflicto un profesor de la Universidad Oriental del Uruguay. La representación de conocimiento está asociada a la erudición, tanto para los docentes como para los alumnos, aunque no genere aprendizaje. El modelo de comunicación radial, en el mejor de los casos, es el esperable.

Su opuesto, la propuesta de aprendizaje grupal, carece de buena prensa, especialmente en el ámbito universitario. Esta es también una representación donde se unen docentes y alumnos. Los comentarios ilustran: “el grupo diluye a los alumnos, no se puede saber nunca qué hizo cada uno, grupo son cuatro, cinco personas, grupo es la explotación de un alumno por parte de los otros (definición de grupo enunciada por un alumno universitario)”

Esta concepción queda así descalificada con diferentes argumentos: el reducido número de integrantes que no responde a las exigencias educativas de trabajar con grupos numerosos, requiere una distribución espacial en círculo, así no se aprende porque sólo se habla de los conflictos entre los miembros del grupo, etc.

Por todo esto, quiero plantear una concepción grupal del aprendizaje, que incluye al grupo como instrumento pero no la reduce a éste.”

(Texto tomado de: “Concepción Grupal del Aprendizaje”, escrito por Guillermo Volkind: http://milnovecientossesentayocho.blogspot.com.ar/2015/04/concepcion-grupal-del-aprendizaje.html)

Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)


17 de septiembre de 2017

Claudia Jacinto: Las Nuevas Formas de Organización del Trabajo

CLAUDIA JACINTO
Doctora en Sociología.
Coordinadora de la Red Educación, Trabajo, Inserción Social 
para América Latina de la UNESCo.

“Cuando existían bajos niveles de desempleo, el pasaje de la educación al trabajo no era más que eso: un paso relativamente simple y corto. Actualmente, y no sólo en el contexto argentino, cada vez resulta más evidente que se trata de un proceso por lo cual la inserción ocupacional se ha empezado a considerar una transición larga y compleja.

Los estudios disponibles sobre las características de la transición muestran que ésta depende tanto del mercado de trabajo, como de las cualidades individuales de los candidatos al empleo. Por ejemplo, la selección de jóvenes con un determinado nivel educativo, o título, o determinadas características personales, se hace en función de la gestión de la mano de obra que lleva adelante la empresa, y de la “sobreoferta” o escasez de demandantes de empleo en un determinado contexto geográfico.”

(Texto tomado de “Jóvenes, precariedades y sentidos del trabajo”, de  Claudia Jacinto,  Mariela Wolf,  Carla Bessega  y María Eugenia Longo)

Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)


10 de septiembre de 2017

Andrés Wainer: Concentración y Extranjerización del Capital en la Argentina Reciente

ANDRÉS WAINER
Doctor en Ciencias Sociales
Magíster en Economía Política

“Contrariamente a lo pregonado por la ortodoxia económica, pero sin demasiadas sorpresas para los críticos del neoliberalismo, algunos de los principales resultados de la aplicación del programa neoconservador en la Argentina durante la década de 1990 (con sus prolegómenos desde 1976) han sido la enajenación del patrimonio público, un drástico proceso de desindustrialización, un aumento exponencial de la deuda externa y, como “frutilla del postre”, cuatro años consecutivos de caída del producto con un costo social altísi­mo −entre otras dimensiones en materia de niveles de desempleo, precarización laboral, pobreza e indigencia.

Como ha sido analizado de manera exhaustiva por numerosos investigadores, la etapa que se abre en nuestro país con las prime­ras reformas neoliberales impulsadas por la última dictadura cívico-militar (1976-1983) derivó en la conformación de un nuevo poder económico hegemonizado por un conjunto de grupos empresarios locales y de conglomerados extranjeros. En esa primera etapa de re­formas, el “mercado” lejos estuvo de ser omnipresente dado que el Estado, bajo diversas modalidades, tuvo una participación activa y determinante en el crecimiento y en la consolidación de los estamen­tos empresarios dominantes, rasgo que se afianzaría con el correr del primer gobierno democrático. Por su parte, la profundización de las políticas neoliberales a comienzos del decenio de 1990 con epicen­tro en la convertibilidad y las reformas estructurales (privatización de empresas públicas, desregulación, liberalización comercial y finan­ciera, etc.) desembocaron en un intenso proceso de extranjerización económica. De allí que el poder económico haya estado concentrado fundamentalmente en estos dos núcleos centrales de la burguesía: los grupos nacionales y el capital extranjero.”

(Cita extraída de Gaggero, Alejandro; Schorr, Martín y Wainer, Andrés. “Restricción eterna: el poder económico durante el kirchnerismo”. Ciudad Autónoma de Buenos Aires: Futuro Anterior Ediciones, 2014)

Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)

3 de septiembre de 2017

Florencia Flores Iborra: Palabras y Sonidos desde la Perspectiva Feminista

FLORENCIA FLORES IBORRA
Profesora de Filosofía
Productora de Radio

“A partir de la conmoción por el asesinato de Chiara Páez, en Argentina se convocó a una movilización masiva. Durante el mes de mayo, la propuesta recorrió las redes sociales y periodistas, artistas, escritores y activistas convocaron a una manifestación. Una respuesta espontánea que puso sobre la mesa el lema: #NiUnaMenos. Basta de femicidios.

A pesar del hartazgo, de la bronca por convivir con tanta violencia, de desnaturalizar los patrones culturales con lógicas machistas, es importante retomar la denuncia de la periodista María Florencia Alcaraz cuando afirmó que a #NiUnaMenos no la parió Twitter, sino que la convocatoria surgió de la lucha histórica de las mujeres y más concretamente del movimiento feminista.

Lo que vivimos el miércoles 3 de junio fue producto de una reivindicación de décadas. No es de ahora. No es una moda. Hablemos claro: a las mujeres nos han matado, nos matan y si no exigimos políticas públicas, lamentablemente nos seguirán matando.

Por todo esto explotó la Plaza del Congreso, además de los ochenta puntos del país donde hubo distintas manifestaciones. Sin lugar a dudas se trató de un momento histórico.

La respuesta fue masiva y en la ciudad de Buenos Aires el Congreso se vistió de diversos colores. Pancartas con fotos de víctimas de femicidio inundaron la Avenida Rivadavia.

“No quiero tu piropos, quiero tu respeto”; “#NiUnaMenos”; “Ni ama, ni esclava”; “Basta de princesas indefensas” fueron solo algunos de los miles de carteles que dijeron presente en la manifestación. Pero quizás lo más interesante fue que se trató de un acto político, no desde lo partidario (si bien hubo sectores oportunistas que trataron de apropiarse del problema, como fue caso del Pro donde su dirigente Mauricio Macri se sacó una foto convocando a la marcha cuando fue uno de los responsables por cerrar el programa de atención a víctimas de violencia de la ciudad), sino desde su contenido.

Hubo reclamos concretos y contundentes. Al finalizar el acto se leyó un documento, redactado por el colectivo organizador de la movilización que fue leído por la actriz Érica Rivas, el actor Juan Minujín y la dibujante Maitena, donde se planteó una mirada integral de la problemática, entendiendo a los femicidios como un problema de derechos humanos.

“… El femicidio es la forma más extrema de esa violencia y atraviesa todas las clases sociales, credos e ideologías. Pero la palabra “femicidio” es, además, una categoría política, es la palabra que denuncia el modo en que la sociedad vuelve natural algo que no lo es: la violencia machista. Y la violencia machista es un tema de Derechos Humanos. […]

Erradicar la violencia contra las mujeres puede ser difícil pero no es imposible. Ni una menos es un grito colectivo, es meterse donde antes se miraba para otro lado, es revisar las propias prácticas, es empezar a mirarnos de otro modo unos a otras, es un compromiso social para construir un nuevo nunca más. Repetimos. No queremos más mujeres muertas por femicidio. Queremos a cada una de las mujeres vivas. A todas.”

(Fragmento de Yo también estuve ahí, Florencia Flores Iborra. http://www.genderit.org/es/feminist-talk/yo-tambi-n-estuve-ah,19 de junio de 2005)

Año: 2017
Cantidad de Bloques: 02

(Para cambiar de bloque, presione >>)

2006 - 18 de Septiembre - 2017 / 11 AÑOS BUSCANDO A JORGE JULIO LÓPEZ

Tramas 2012 - tramasradio@gmail.com - www.tramasradio.blogspot.com