17 de junio de 2018

Eduardo Chávez Molina: “No Es el Salario, Son los Derechos”

EDUARDO CHÁVEZ MOLINA
Doctor en Ciencias Sociales
Investigador del Instituto Gino Germani

“Bajar los salarios es el centro de la demanda neoliberal actual. Como pronunciaba casi en soledad el politólogo Arturo Fernández en los 90: “No vienen sólo por el salario, vienen por los derechos”. En el mismo tono argumentaba la ex presidenta Cristina Fernández, en el 2015, ante una Plazo de Mayo colmada.

En Argentina, las condiciones de la desigualdad y sus expresiones no pueden entenderse sin los conflictos y las pujas distributivas en su interior. Si nos extendemos en un análisis histórico vemos la década de 90 como un proceso novedoso de legitimidad de cambios estructurales que no habían lograron encubarse durante la dictadura cívico militar (1976-1983), y que llevaron a la agudización de la matriz económica productiva local. Esto aceleró un proceso de distribución regresiva, a favor de las improntas de las clases sociales dominantes expresadas en su fracciones financiera, agro exportadora y siderúrgica transnacional.

Durante la última década, en cambio, la reaparición en el escenario político argentino de la mayor capacidad regulatoria del Estado operó sobre la distribución de la riqueza y generó tendencias contrarias a la que se habían vivido desde el ‘55.

Sin embargo, la matriz económica productiva heterogénea se mantuvo, y en todo este proceso se beneficiaron especialmente los trabajadores industriales y de servicios. Esto no hubiera pasado sin el motor que fue la organización sindical, ya sea a través de sus grandes confederaciones o agrupaciones de base. Esta es “la” particularidad argentina: jugar al “ritmo maradoniano” con sindicatos de todo peso y calibre, para los gustos burocráticos y rebeldes. Esta fuerza sindical es inimaginable en el primer mundo, aunque su ritmo sea plebeyo, disímil, sus estrategias discordantes y sus capacidades de presionar, muy distintas.

¿Que vemos hoy? Que la pobreza aumenta y tiene una característica especial: la pauperización de los asalariados formales, los que fueron ganadores del modelo anterior. Vemos el empobrecimiento de la clase de trabajadores de servicios y la industria. Y vemos un aumento mayor de la pobreza entre los perdedores de siempre: los cuentapropistas no calificados (vendedores ambulantes, changarines de feria, gasistas, electricistas y plomeros sin certificación, prestador de oficios varios en los hogares sin matriculación, comerciante de pequeños negocios informales, etc.), y los desocupados. También llama la atención el empobrecimiento de los trabajadores asalariados de establecimientos de más de 10 ocupados, quienes generalmente tienen contratos formales, y por ende mayor protección en sus ingresos.”

(Párrafo perteneciente al ensayo “La Reforma Laboral. No es el salario, son los derechos”. http://www.revistaanfibia.com/ensayo/no-salario-los-derechos)

(Para cambiar de bloque, presione >>)

10 de junio de 2018

Horacio Tarcus: Carlos Marx sigue Hablando del Presente (Parte II)

HORACIO TARCUS
Doctor en Historia
Autor del libro
"Marx en la Argentina"

“Sea cual fuere la forma social de la riqueza, los valores de uso constituyen siempre su contenido el cual es al principio indiferente a dicha forma. Por el gusto del trigo no se puede decir quién lo ha producido: un siervo ruso, un campesino pequeño francés o un capitalista inglés. El valor de uso, bien que es objeto de necesidades sociales y, por tanto, está ligado al conjunto social, no expresa ninguna relación social de producción.

Tomemos, por ejemplo, un diamante, como mercancía en tanto que valor de uso. Al ver el diamante no podemos decir que es una mercancía. Utilizado como valor de uso, con fines estéticos o técnicos, en el cuello de una cortesana o en la mano de un vidriero, es diamante y no mercancía. Parece que, para la mercancía, ser valor de uso es una condición necesaria, pero al valor de uso le es lo mismo ser o no ser mercancía. El valor de uso indiferente a toda determinación económica formal, o sea, tomado como valor de uso, está fuera de la esfera de investigación de la Economía política. Pertenece a esta esfera únicamente cuando constituye él mismo una determinación formal. El valor de uso es la base material sobre la cual se expresa de manera inmediata una relación económica determinada, el valor de cambio.”

(Párrafo perteneciente al texto de Karl Marx “Contribución a la Crítica de la Economía Política”)

(Para cambiar de bloque, presione >>)

3 de junio de 2018

Horacio Tarcus: Carlos Marx Sigue Hablando del Presente (Parte I)

HORACIO TARCUS
Doctor en Historia
Prepara la antología
"Presencia de Marx en 
el pensamiento argentino"

“Ved esta gran sala. Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles merece honor. Pero no hace bien el que señala el daño y arde en ansias temerosas de ponerle remedio, sino el que enseña remedio blanco al daño. Espanta la tarea de echar a los hombres sobre los hombres. Indigna el forzoso abestiamiento de unos hombres en provecho de otros. Mas se ha de encontrar salida a la indignación de modo que la bestia cese sin que se desborde y espante. Ved esta sala la preside, rodeado de hojas verdes, el retrato de aquel reformador ardiente, reunidor de hombres de diversos pueblos, y organizador incansable y pujante. La Internacional fue su obra: vienen a honrarlo hombres de todas las naciones. La multitud, que es de bravos braceros cuya vista estremece y conforta, enseña más músculos que alhajas, más caras honradas que paños sedosos. El trabajo embellece. Remoza ver a un labriego, a un herrador o a un marinero. De manejar las fuerzas de la naturaleza, les viene ser hermosos como ella.

(...)

Dice un Magure: 'Regocija ver juntos, ya sin odios, a tantos hombres de todos los pueblos. Todos los trabajadores de la tierra pertenecen ya a una sola nación y no se querellan entre sí, sino que todos juntos contra los que los oprimen. Regocija haber visto, cerca de la que fue en París Bastilla ominosa, seis mil trabajadores venidos de Francia y de Inglaterra'. Habla un bohemio. Leen una carta de Henry George, famoso economista nuevo, al aire de los que padecen, amado por el pueblo aquí, y en Inglaterra famoso. Y entre salvas de aplausos tonantes, y frenéticos hurras, pónese en pie, en unánime movimiento, la ardiente asamblea, en tanto que leen desde la plataforma en alemán y en inglés dos hombres de frente ancha y mirada de hoja de Toledo, las resoluciones con que la junta magna acaba, en que Karl Marx es llamado el héroe más noble y el pensador más poderoso del mundo del trabajo. Suenan músicas, resuenan cantos; pero se nota que no son los de la paz.”

(Primer y último párrafo de la necrológica de Karl Marx, escrito por José Martí y publicado en el diario La Nación el 29 de marzo de 1883)

(Para cambiar de bloque, presione >>)

27 de mayo de 2018

Eduardo Gurrucharri: Las Huellas de Rearte y Felipe Vallese en las Memorias Militantes

EDUARDO GURRUCHARRI
Periodista e Investigador
Co-autor de los libros
"Che el argentino" y 
"Pensar a John William Cooke"

“La historia comenzó la noche del 23 de agosto de 1962. Felipe Vallese había salido de su casa (Morales 628, Capital Federal) a las 23 horas y se dirigía por la calle Canalejas rumbo a la fábrica TEA (Trafilación y Esmaltación de Alambres) donde trabajaba, cuando ocho sujetos surgidos de las sombras lo apresaron, lo golpearon con armas largas y lo introdujeron en un Fiat 1100. Vallese tenía entonces 23 años.

En su domicilio, minutos después, cayeron en la redada la esposa de Felipe, Elvia de la Peña, un matrimonio que también vivía allí, Agustín Adaro y Mercedes Cerviño, y el hermano del obrero secuestrado, Ítalo Vallese. La casa fue tomada por individuos que se autodenominaron ‘policías del destacamento del orden y seguridad’, sin exhibir orden de juez ni credencial alguna.

Todos fueron secuestrados y terminaron en poder de la policía de San Martín, donde fueron torturados y vejados. Según parece, el motivo que tuvo la policía para esta intervención, fue intentar averiguar el paradero de  ‘Pocho’ Rearte, a quien se consideraba implicado en el asesinato de dos policías.

La policía de San Martín anunció la detención y la dio como efectuada el 3 de setiembre, bajo los cargos de que Vallese poseía panfletos y libros de propaganda peronista, armas de fuego y una chaquetilla del Ejército.

La tormenta desatada por la desaparición de estas personas cobró fuerza y dos jueces tomaron esos procesos, descubrieron la farsa y declararon falsas las acusaciones, liberaron a los detenidos (salvo a Felipe Vallese) y les devolvieron su honor, pero no al ser querido. Comenzó allí una investigación que recién en 1974 tendría magro fruto.

Tras la libertad de los detenidos se confirmaron las versiones de las torturas a las que fueron sometidos y la trágica suerte que sobrellevó Felipe Vallese.

Las informaciones que han podido anudarse permiten señalar que el obrero metalúrgico estuvo en primer término alojado en la comisaría 1ª San Martín. Después pasó al destacamento policial de José Ingenieros, donde fue objeto de torturas y vejámenes. Por último, se lo llevó a la comisaría de Villa Lynch. Es allí donde se pierde el rastro, pero se supone que murió en una de las sesiones de tortura y su cadáver fue enterrado en un lugar que aún hoy se ignora.

El doctor Rómulo Dalmaroni, a cargo del Juzgado Penal Nº1 de La Plata condenó a 39 policías (en abril de 1971) a penas que iban de los 3 años a los 9, por encontrarse implicados en el caso de la desaparición de Vallese. Recién en 1974 la Suprema Corte de Justicia confirmó la sentencia dictada. A los 39 policías involucrados les costó unos pocos años la vida de un ser humano. Pero la memoria de Vallese estará siempre viva entre los trabajadores. La CGT bautizó con su nombre el salón principal de su sede de Azopardo.”


(Para cambiar de bloque, presione >>)



20 de mayo de 2018

Natalia Bustelo: Los Ecos de la Reforma Universitaria de 1918

NATALIA BUSTELO
Doctora en Historia
Dedicada al estudio de la Reforma
Universitaria de 1918

“Durante las primeras décadas del siglo XX, la mayoría de las universidades latinoamericanas, además de incrementar su matrícula, fueron escenario de un firme reclamo de renovación de sus planes de estudio y de su organización institucional. Esa renovación fue impulsada por estudiantes y jóvenes graduados que provenían de los sectores medios acomodados, quienes desde 1918 se organizaron en torno del movimiento continental de la Reforma Universitaria.

La Reforma estalló en Córdoba en junio de 1918 como respuesta a una pequeña y prestigiosa universidad –fundada en tiempos coloniales- que permanecía dirigida por una casta de profesores poco calificados, con cargos vitalicios y en muchos casos impronta clerical-conservadora. A diferencia de Córdoba, los profesores titulares de las más numerosas Universidad de Buenos Aires (UBA) y los de la Universidad de La Plata llegaban a sus cargos a través de concursos -avalados, en última instancia, por el presidente de la nación- y, en su mayoría, tenían un perfil científico. Pero esas diferencias no impidieron que en esas universidades -y en otras de Latinoamérica- surgieran grupos que, durante décadas, se reconocieran “reformistas”. 1 Es que rápidamente la Reforma orientó sus reclamos a la democratización universitaria y social así como a la redefinición del perfil del estudiante y del graduado: junto al universitario orgulloso de su pertenencia a la elite político-económica conservadora se esbozaba la figura de un estudiante que reclamaba una organización social más justa y con ello se acercaba y renovaba la cultura de izquierda.”

(Fragmento del ensayo “Derecho, extensión universitaria y revolución social. La Reforma Universitaria en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (1918-1930)”, escrito por Natalia Bustelo y publicado en la Revista del Programa de Investigaciones sobre Conflicto Social ISSN 1852-2262 - Vol. 9 N° 16 - Julio a Diciembre 2016 – pp. 60-90 http://publicaciones.sociales.uba.ar/index.php/CS )

(Para cambiar de bloque, presione >>)



2006 - 18 de Septiembre - 2017 / 11 AÑOS BUSCANDO A JORGE JULIO LÓPEZ

Tramas 2012 - tramasradio@gmail.com - www.tramasradio.blogspot.com